viernes, 25 de mayo de 2007

Sigue desfachatez en EE.UU. con el caso Posada Carriles.

Es tan buena la fe del gobierno de Bush que enjuició al criminal Luis Posada Carriles sólo por fraude migratorio, pero nunca por sus crímenes ni aceptó su extradición a Venezuela, pese a un acuerdo bilateral con Caracas, denuncia hoy el periódico Granma.
En comentario titulado: Washington tiene buena fe... con el terrorista, el diario cita un despacho de la agencia Reuters que refiere declaraciones de Thomas Shannon, subsecretario norteamericano de Estado para asuntos del hemisferio occidental, quien dijo el jueves que su país está actuando con "buena fe" frente al caso de Luis Posada Carriles.
Posada, ex agente de la CIA, es autor confeso del derribo en 1976 de un avión civil cubano que ocasionó la muerte de 73 personas. También entrenó a mercenarios centroamericanos a quienes entregó bombas que estos hicieron estallar en hoteles de La Habana y provocaron la muerte del italiano Fabio di Celmo y heridas a otros cubanos.
Sin embargo, Shannon informó que su Departamento de Justicia todavía sigue con investigaciones acerca del señor Posada Carriles, y afirmó: "Es un caso que está en proceso, nosotros estamos actuando en buena fe, reconociendo nuestras leyes y nuestras obligaciones a nuestros colegas en la OEA (Organización de Estados Americanos) e individualmente a sus gobiernos".
Pero el propio cable de Reuters recoge la opinión de que en Washington hay no pocos que critican la actuación del gobierno en este caso.
Por ejemplo, Peter Hakim, presidente del centro de investigación Diálogo Interamericano opinó que es un gran error de Estados Unidos no encontrar una solución para una persona que obviamente está identificada por mucha gente, incluso el FBI, en actos de terrorismo y a la cual puso en libertad.