miércoles, 20 de junio de 2007

Cubanos rinden tributo a su más querida dirigente femenina, Vilma Espín.

El tributo póstumo de los cubanos a Vilma Espín, la más querida, admirada y respetada dirigente de las mujeres en Cuba, deviene hoy merecido reconocimiento de un pueblo leal a su historia y a su liderazgo. Adelantados al alba, los habaneros comienzan este martes a concentrarse en la emblemática Plaza de la Revolución para rendir homenaje a la presidenta y fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en el Memorial José Martí.
Una información oficial refiere que en ese recinto la población capitalina podrá, con profundo sentimiento de dolor, expresar su cariño a la heroína de la clandestinidad y combatiente destacada del Ejército Rebelde que comandó el hoy presidente Fidel Castro.
Honores similares se le tributarán en el Salón de los Vitrales, en la base del monumento al prócer independentista Antonio Maceo, en la oriental Santiago de Cuba, ciudad natal de la extinta revolucionaria.
Trabajadores, amas de casa, jubilados, niños y adolescentes estudiantes se fundirán en una fila ininterrumpida en el Memorial José Martí; los más veteranos, con el orgullo de haber sido coprotagonistas de alguna de las obras promovidas por Vilma Espín.
Mujer de certera visión política, capacidad intelectual, profundidad de análisis y firmeza revolucionaria, la heroína cubana poseía, entre otras, la cualidad de conmoverse ante los problemas humanos, tanto los personales como los sociales.
Tomado de Prensa Latina