miércoles, 20 de junio de 2007

Abolida injusta medida anticubana.

Al eliminarse el mandato que fiscalizaba a Cuba con una óptica manipuladora llegó ayer a feliz término en el nuevo Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas una larga batalla de veinte años de duración.
El embajador cubano ante organismos internacionales en Ginebra, Juan Antonio Fernández, dijo a Prensa Latina que se trata de una victoria y un reconocimiento al prestigio internacional de la Isla.
Es en realidad un gran éxito que se haya puesto fin al mandato de la llamada Representante Especial que seguía los mecanismos politizados de la desaparecida y desacreditada Comisión de Derechos Humanos, subrayó Fernández.
El mexicano Luis Alfonso De Alba, presidente de turno del nuevo Consejo de Derechos Humanos, consideró que la adopción del reglamento es una decisión de dimensiones históricas y que ello supone una nueva era para la ONU y también el inicio de una nueva cultura sobre derechos humanos.
Tomado de Radio Reloj