jueves, 7 de junio de 2007

Política de Washington naufraga en cárcel de Guantánamo.

Reveses legales y un nuevo suicidio contribuyen hoy al naufragio de la política de Estados Unidos en relación a la rechazada internacionalmente cárcel de la base naval que mantiene en Guantánamo.
En las últimas horas, se conoció de la muerte de un prisionero saudita encarcelado sin juicio desde hace varios años en el enclave, el cual se quitó la vida.
Abdel Raman Mandha Al Omari se unió así a otros tres presos, quienes se ahorcaron el pasado verano en el lugar de reclusión y que, según una organización de derechos humanos de ese país, no pudieron resistir las torturas y la falta de esperanzas.
La misma entidad reclamó una investigación independiente y neutral de las circunstancias del último fallecimiento, denunció las terribles condiciones del encarcelamiento y los abusos cometidos con los prisioneros sin derecho a asistencia legal o juicio justo.
Se recordó también que el 70 por ciento de los sauditas liberados de Guantánamo tras años de prisión y remitidos a esa nación fueron puestos en libertad por no existir pruebas de su vinculación con las actividades por las cuales los acusaron.
No se trata de los únicos casos recientes que avalan las múltiples denuncias sobre irregularidades existentes en ese territorio reclamado por Cuba a Estados Unidos por considerar ilegal su ocupación.