viernes, 18 de mayo de 2007

Confirman cubanos vigencia de pensamiento unitario de Martí.

Estudiantes y trabajadores cubanos recuerdan hoy el 112 aniversario de la caída en combate del Héroe Nacional José Martí, cuando su ideario de unidad y enfrentamiento a la política hostil de Estados Unidos mantiene su vigencia.
El 19 de mayo de 1895 en los campos de Dos Ríos, territorio ubicado en la oriental provincia de Granma, las balas del ejército español dieron muerte a quien inspiró nuevas gestas libertadoras en la isla.
Lograr la necesaria fusión entre los combatientes de contiendas anteriores, así como renacer la confianza en quienes desalentados por fracasos anteriores se sentían escépticos, fue el objetivo de los últimos años de su fructífera vida.
Desde el inicio de las acciones, de lo que llamó la guerra necesaria hasta el momento de su muerte, Martí estuvo junto a las fuerzas del general Máximo Gómez que se movían por la zona oriental del país.
Poco sabia del arte de guerrear, aunque sí de guerras, pues pacientemente había estudiado los principales acontecimientos bélicos sucedidos en territorio norteamericano.
Eran momentos en que se elaboraba la futura estrategia de guerra y se produce el primer encuentro de los grandes jefes en La Mejorana, polémica reunión que hace al Apóstol comprender el temple y carácter de Antonio Maceo.
Nombrado Martí Mayor General del Ejército Libertador de Cuba y consciente de la importante misión que le había tocado, en la mañana del 19 de mayo se produce una cruenta acción entre las fuerzas lideradas por Gómez con una columna española de más de 800 efectivos.
Aunque recibe la orden de permanecer en el campamento mambí, el Maestro no obedece y deseoso de entrar en acción muy pronto cae abatido por las balas.
Ese suceso, previo a la consolidación de la Revolución y de la etapa de preparación para la marcha rápida hacia Occidente, culminó con un fin trágico y de consecuencias nefastas para el futuro de la guerra, pues en Martí todo estaba por hacer cuando murió.
La guerra empezaba y con ella el cumplimiento de toda una estrategia de alcance continental, pues cuanto hizo hasta ese momento y haría, según sus propias palabras, era para la independencia de Cuba y de toda la América.