miércoles, 25 de abril de 2007

El ALBA es amanecer.

ALBA: se hace camino al andar.
Comparar al ALBA con un nuevo día no es un recurso periodístico, sino una condición esencialmente cierta en este proceso de integración latinoamericana y solidaria, iniciado por los gobiernos socialistas de Cuba y Venezuela el 14 de diciembre de 2004, en La Habana.El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha insistido en que perder la posibilidad actual de lograr cambios profundos -políticos, económicos y sociales- en Latinoamérica significaría tener que esperar otros 200 años para intentarlos y, mientras tanto, dejar de acometer decisiones impostergables en esos órdenes.En este contexto se desarrollan dos procesos paralelos. Por un lado, el predominio de los intereses económicos-comerciales y, por otro, el desarrollo acelerado de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), con el fin de garantizar la integración para la vida.