viernes, 4 de mayo de 2007

EE.UU. tiene pruebas que culpan a Posada Carriles del crimen de Barbados.

Documentos que ofrecen inobjetables evidencias de la responsabilidad de Luis Posada Carriles, hoy libre en Miami, en el derribo de un avión de Cubana, que costó la vida a 73 personas, se hicieron públicos por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington.
Entre los documentos, que pueden consultarse en la página web de ese centro, se encuentran declaraciones manuscritas de Freddy Lugo y Hernán Ricardo, autores materiales del atentado, quienes se incriminan mutuamente por haber volado el avión con una bomba C-4, e identifican a Posada Carriles y Orlando Bosch como los jefes de la operación terrorista.
También se encuentra el organigrama de la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), grupo terrorista que se adjudicó el atentado, y que, según confirmó Ricardo, estaba vinculado a la CIA. Incluso, se puede observar un esquema de la bomba plástica utilizada en el sabotaje, que poseía un detonador estilo lápiz.
El Archivo de Seguridad Nacional también revela un informe de inteligencia encontrado entre los papeles personales de Luis Posada Carriles, donde se demuestra que este no solo organizó el sabotaje de Barbados, sino otros realizados contra instalaciones cubanas en Panamá, Trinidad y Colombia, en los meses previos a la voladura del CU-455.