lunes, 9 de abril de 2007

Abogado responsabiliza a Casa Blanca por liberación de Posada

CARACAS, 9 de abril (PL).— La Casa Blanca será responsable si el terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles sale en libertad, afirmó hoy el abogado José Pertierra, encargado por Venezuela de la demanda de extradición del criminal.
En declaraciones telefónicas al programa En Confianza, de Venezolana de Televisión, Pertierra precisó que al no acusarlo de terrorista se abrió la posibilidad de que un juez pueda otorgarle la libertad bajo fianza, como se dictaminó el pasado viernes.
Agregó que la Fiscalía estadounidense ahora puede detener con fines de extradición, como reclama Venezuela, al responsable de un atentado a un avión civil cubano que costó la vida a 73 personas en 1976.
En opinión de Pertierra, al gobierno de Estados Unidos no le conviene políticamente liberar a ese terrorista políticamente, aunque lo harían si consideran que las condiciones han cambiado.
En relación con la posibilidad de su detención con fines de extradición explicó que el gobierno norteamericano ha evitado eso, porque al hacerlo echaría a andar un reloj legal para procesarlo en 70 días.
Según su criterio lo que hace Washington con el caso Posada es dilatar el proceso esperando que muera en la cárcel o para ganar tiempo, ver si cambia el panorama político y soltarlo como el ex presidente George Bush (padre) hizo con el terrorista Orlando Bosch.
Pertierra recordó que el criminal se fugó de una cárcel venezolana para evitar ser juzgado por el homicidio de 73 personas y sólo fue acusado de mentir a las autoridades migratorias norteamericanas para mantenerlo en prisión, sin procesar la extradición.
El abogado apuntó que los pueblos del mundo deben ejercer presión política sobre Washington, que tiene obligaciones legales como un acuerdo de extradición con Venezuela firmado en 1922.
Estados Unidos también, dijo, ha firmado otros convenios como el de 1973 para la protección de pasajeros en la aviación civil y la Convención de Individuos en el contexto de actos terroristas.
Son instrumentos legales en la guerra contra el terrorismo: no pueden llevar a cabo una acción así si no cumplen con sus obligaciones legales, agregó Pertierra.
Si la violencia contra civiles la hacen otros es terrorismo, pero si la hacen norteamericanos o personas que sirven a sus servicios de inteligencia es parte de las relaciones internacionales, denunció el abogado.